Skip Global Navigation to Main Content
Skip Breadcrumb Navigation
Derechos Humanos de 2012

Introducción al Informe de Derechos Humanos de 2012

Informe dado a conocer el 19 de abril de 2013
Secretario John Kerry presenta el Informe de Derechos Humanos 2012 (Depto. Estado)

Secretario John Kerry presenta el Informe de Derechos Humanos 2012.

A continuación, la introducción a los Informes por Países sobre las Prácticas de Derechos Humanos de 2012:

Departamento de Estado de Estados Unidos
Oficina de Asuntos de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo
19 de abril de 2013

Informes por países sobre las prácticas de derechos humanos de 2012

Introducción

En este informe se evalúa la situación de los derechos humanos en el mundo durante el año 2012. Dos años después de que las protestas en Túnez y Egipto desencadenaran el Despertar Árabe, los países de la región y de otras zonas quedaron en medio de la inestabilidad y de cambios impredecibles. La dinámica política y social al interior de cada país es diferente, pero la búsqueda de la dignidad, mayores oportunidades económicas y la participación en el futuro político del país siguen siendo un poderoso estímulo para los hombres y las mujeres de la región.

Durante el último año, vimos ejemplos alentadores de cambios democráticos impulsados por el idealismo y la valentía de los líderes y los ciudadanos. El presidente de Túnez y el ministro de Justicia de Libia eran defensores veteranos de los derechos humanos. Georgia celebró elecciones parlamentarias que resultaron en la transferencia pacífica del poder, un logro extraordinario entre las repúblicas postsoviéticas. De igual modo, en 2012 vimos un avance impresionante cuando el gobierno de Birmania comenzó a cerrar un capítulo de décadas de gobierno autoritario.

La esperanza de los primeros días del Despertar Árabe se ha encontrado frente a la dura realidad de transiciones incompletas y controvertidas: la brutalidad de Bashar Assad contra su propio pueblo sirio, las tensiones entre las comunidades y la violencia política en Yemen, Bahréin e Irak, y los grandes obstáculos que ha encontrado la democracia sostenible en Egipto y Libia. El mundo afronta nuevos desafíos con la exigencia de los pueblos de cambios democráticos contra las anticuadas estructuras económicas y políticas en muchos de estos países.

La publicación de este informe anual, por vigésimo sexto año, refleja el interés y el apoyo de Estados Unidos en el fomento de los derechos humanos en todo el mundo.

Nuestra fuerza y prosperidad tienen mayor seguridad en un mundo pacífico donde los gobiernos protegen los derechos y las libertades, que son derechos inalienables de todas las personas. Como dijo el presidente Obama en su segundo discurso inaugural, "nuestra libertad individual está inextricablemente ligada a la libertad de cada ser humano en la Tierra".

Si miramos en retrospectiva los derechos humanos en 2012 en el mundo, encontramos cinco tendencias como las más notables:

-Reducción del espacio para el activismo de la sociedad civil en todo el mundo.

-La lucha constante de los pueblos del Medio Oriente por el cambio democrático.

-El avance hacia el surgimiento de una democracia y un espacio tentativo para la sociedad civil de Birmania.

-Las tecnologías de la información y la comunicación que, por naturaleza, cambian la forma de actuar, ante una mayor represión contra los medios tradicionales y la libertad de expresión.

-La marginación continua de grupos vulnerables y la violencia contra sus miembros.

Reducción del espacio para el activismo de la sociedad civil

La sociedad civil es la parte vital de las sociedades democráticas. Los países logran el éxito o fracasan gracias a las decisiones de sus ciudadanos o de sus líderes, ya sea que ocupen un ministerio del gobierno, la sala de juntas de una corporación, un sindicato independiente o una reducida oficina en una ONG. Cuando las personas tienen la capacidad de congregarse, manifestar sus opiniones y presentar sus propias propuestas, desafían y apoyan a su gobierno a que logre mayores niveles de progreso y prosperidad. Los países son más fuertes cuando diversos elementos de la sociedad trabajan de manera conjunta por el bien común y cuando el debate dinámico y crítico interviene en las decisiones del gobierno. Los gobiernos que acogen y promueven el activismo de la sociedad civil son más estables y resistentes, y estas sociedades son más prósperas; las acciones represivas del gobierno sobre la sociedad civil apuntan hacia la debilidad y la fragilidad de aquellos que están en el poder y son propias de las sociedades donde los gobiernos cohíben el desarrollo económico y social. Desafortunadamente, parece que algunos gobiernos aprenden tácticas restrictivas de otros y, en algunos casos, los poderes regionales están mostrando un ejemplo negativo, aunque persuasivo, a los gobiernos vecinos.

Los vientos en contra, cada vez más fuertes, azotaron a la sociedad civil en 2012, dado que los gobiernos seguían reprimiendo o atacando los métodos a los que recurren las personas para organizarse, reunirse o demandar un mejor desempeño de sus gobernantes. Desde Irán hasta Venezuela, las acciones represivas sobre la sociedad civil comprendieron leyes que impedían o vedaban la libertad de expresión, de reunión, de asociación y de culto, mayores restricciones a las organizaciones que recibiesen fondos del exterior, y el asesinato, hostigamiento y arresto de militantes políticos y activistas por los derechos humanos y los derechos de los trabajadores.

Rusia adoptó una serie de medidas que coartaron las actividades de las ONG y las libertades civiles. Estas medidas incluían leyes que restringían a las ONG, en particular aquellas que recibían fondos internacionales, grandes multas por protestas no autorizadas, una ley para volver a penalizar la difamación, una ley que limita la libertad en Internet al permitir que las autoridades bloqueen sitios web determinados sin la orden de un tribunal y modificaciones en el código penal que amplían significativamente la definición de traición.

El gobierno egipcio tomó medidas contra las ONG nacionales e internacionales a finales de 2011, con redadas policiales contra varios grupos que promueven la democracia y los derechos humanos, incluido el Instituto Nacional para la Democracia, con sede en Washington, y el Instituto Internacional Republicano. El gobierno acusó a los ciudadanos y al personal extranjero de "dirigir organizaciones sin licencia" y de "recibir fondos del exterior sin autorización" y prohibió que los trabajadores deportados de la ONG ingresaran al país por varios meses. Se enjuiciaron 43 personas durante 2012 en un proceso caracterizado por los retrasos, y el gobierno continuó utilizando un oneroso proceso de registro para evitar que las ONG nacionales e internacionales trabajaran en el país.

En Bangladesh, los sindicatos laborales independientes siguieron enfrentando grandes obstáculos para poder registrar y realizar actividades organizativas. Asimismo, la desatención gubernamental a los estándares seguros en el lugar de trabajo contribuyó en parte a los numerosos incendios fatales de fábricas de prendas, como el incendio trágico que ocurrió en la fábrica Tazreen en diciembre en el que murieron 114 trabajadores.

El gobierno chino, por su parte, impuso requisitos de registro muy complicados que lograron impedir la conformación de organizaciones independientes de derechos humanos, políticas, religiosas, espirituales, laborales, entre otras, que según el gobierno podrían desafiar su autoridad. El gobierno aumentó las iniciativas para silenciar a los activistas políticos y a los abogados defensores de los intereses públicos y recurrió a medidas extralegales, como desapariciones forzosas, detención domiciliaria para disidentes políticos y detención domiciliaria estricta a fin de evitar que el público exprese sus opiniones independientes.

Sin embargo, aún hay algunas señales de esperanza. En Afganistán, la cámara baja del parlamento aprobó en diciembre la Ley Modificada sobre Organizaciones Sociales. Entre otros cambios, esta nueva ley eliminaría las barreras para la recepción de financiamiento internacional para las organizaciones sociales. En Mongolia, el proyecto de ley sobre Actividades de Beneficio Público estipula una fundación gubernamental de apoyo a la sociedad civil. El gobierno también está elaborando una ley para la subcontratación de servicios de organizaciones de la sociedad civil. Si se llegan a adoptar estas leyes, se establecerán nuevas fuentes de financiamiento nacional para la sociedad civil y, al mismo tiempo, garantizarán la transparencia y la responsabilización en la distribución de los fondos públicos.

La lucha continua por el cambio democrático en el Medio Oriente y el Norte de África

El Medio Oriente está en medio de transformaciones tan profundas como críticas, similares a los cambios que dos décadas antes arrollaron a Latinoamérica, Europa y Eurasia. El progreso de la región es desigual y los desafíos actuales son inmensos, pues han transcurrido dos años de lo que probablemente será una evolución prolongada y difícil. Los debates y la segmentación que se han reprimido por décadas ahora están volviendo a surgir. Las instituciones se están responsabilizando por primera vez. Los jóvenes están impacientes por las reformas y los resultados. Los ciudadanos y los gobiernos están negociando las normas de conducta democráticas.

En el año 2012, en los países donde se originó el Despertar Árabe presenciaron una transición accidentada de las protestas a la política, la represión brutal de los regímenes determinados a aplastar la voluntad popular, y los desafíos inevitables de convertir en realidad las aspiraciones democráticas. Aunque en algunos casos hubo logros democráticos alentadores, otros países vieron el menoscabo de las protecciones para la sociedad civil, la violencia sexual contra las mujeres, la violencia y la marginación de los miembros de minorías religiosas y el aumento de las violaciones a los derechos humanos, en especial en Siria. Cada uno de los países de la región seguirá su propio rumbo, pero los gobiernos que no respondan a las aspiraciones de sus ciudadanos encontrarán dificultades para mantener el status quo.

En Siria, el régimen de Assad continuó el trato brutal contra su pueblo. El gobierno con frecuencia realizó operaciones policiales y militares contra civiles pacíficos, incluidos ataques en cortejos fúnebres, filas para la recepción de alimentos, escuelas, lugares de culto y hospitales, y siguió recurriendo a la fuerza indiscriminada, desproporcionada y letal para aterrorizar a la población siria hasta lograr su sumisión. La violencia sexual se generalizó. Según las Naciones Unidas, 70.000 personas han fallecido desde que comenzó la crisis en Siria y el promedio de muertes ha aumentado de cerca de 1.000 por mes en el verano de 2011 a más de 5000 por mes en julio de 2012.

Además de apoyar el régimen de Assad y las organizaciones terroristas extrafronterizas, el gobierno de Irán sigue restringiendo los derechos de sus propios ciudadanos. El gobierno cometió actos de violencia y represión por motivos políticos contra periodistas, estudiantes, abogados, artistas, mujeres, activistas étnicos y religiosos y miembros de sus familias. De acuerdo con los informes de las ONG, en 2012 el gobierno ejecutó 523 personas, muchas de ellas después de juicios secretos o que no garantizaron el debido proceso. Muchas veces, los fiscales acusaron a las personas arrestadas de participar en actividades políticas y de derechos humanos con moharebeh, (es decir, enemistad con Dios) una acusación imprecisa y extendida que se condena con la pena capital. El gobierno promulgó nuevas restricciones generales en las actividades, la educación y el trabajo de las mujeres.

A finales de 2012, Bahréin continuaba en una encrucijada. El gobierno tomó algunas medidas para implementar las recomendaciones en el informe de la Comisión Independiente de Investigación de Bahréin (BICI). Sin embargo, al final del año no se habían aplicado las recomendaciones más importantes sobre las desigualdades fundamentales en la sociedad bahreiní y las tensiones sectarias siguen en aumento.

Además de las medidas represivas en las ONG en Egipto, en el año 2012 fue testigo del aumento de violaciones sexuales contra las mujeres, la ineficiencia de las fuerzas de seguridad para proteger a los cristianos coptos de diversos incidentes de violencia en la sociedad, la impunidad de los perpetradores y una mayor polarización política. Esta última tendencia llevó a generalizar las protestas en favor y en contra de las iniciativas presidenciales de declarar sus medidas temporalmente por encima de la revisión judicial y de acelerar la promulgación de una nueva constitución polémica, que fue adoptada en diciembre en un referendo organizado precipitadamente.

Es alentador que en 2012 libios y egipcios participasen en elecciones reñidas y dignas de crédito. Túnez mantuvo muchos de los logros históricos que obtuvo en 2011 hacia una democracia, y la Asamblea Nacional Constituyente realizó un proceso de redacción de la constitución abierto e inclusivo. Por su parte, el gobierno libio recién elegido trabajó por mantener el control sobre la violencia de milicias y extremistas del país que cobraron la vida de cuatro estadounidenses, incluida la del Embajador de Estados Unidos, en Bengasi en septiembre.

En las próximas décadas, habrá diversas interpretaciones del cambio arrollador que desencadenaron las frustraciones de un solo vendedor de frutas tunecino a finales de 2010. La transición a la democracia en la región no será lineal y con seguridad tendrá sus reveses.

Sin embargo, es importante analizar estos cambios con una perspectiva más amplia de la historia y con un firme compromiso de trabajar con los pueblos de esta región en su búsqueda de la construcción de sociedades libres, democráticas, inclusivas y estables.

Surgimiento de la transición hacia la democracia en Birmania

Con el firme compromiso de la diplomacia estadounidense en 2012 que culminó con la visita presidencial, Birmania sigue dando pasos importantes en la transición histórica hacia la democracia, comenzando con la liberación de más de 300 presos políticos en enero. Desde el 2011 el gobierno ha liberado más de 700 presos políticos, muchos de los cuales han estado recluidos por más de una década. En abril, se celebraron en Birmania las elecciones parlamentarias parciales que en gran parte fueron transparentes e inclusivas; en ellas el partido de la Liga Nacional para la Democracia, presidido por Aung San Suu Kyi, ocupó 43 de las 45 curules abiertas y Aung San Suu Kyi fue elegida representante del parlamento. Más allá de las elecciones, el gobierno birmano ha abierto un nuevo espacio para la sociedad civil al mitigar la censura de la prensa y permitir la conformación y registro de asociaciones sindicales.

Sin embargo, la transición de Birmania aún no ha terminado. Aún siguen intactos muchos elementos de la estructura autoritaria del país: leyes represivas, sistemas de seguridad dominantes, un poder judicial corrupto, restricciones a la libertad de culto y el predominio militar. Es imprescindible realizar un enorme trabajo para garantizar que las elecciones nacionales de 2015 sean libres y justas. En junio y octubre, la violencia étnica cobró la vida de al menos 100 personas y desplazó decenas de miles de individuos en el estado de Rakhine, mientras que el conflicto armado seguía en el estado de Kachin. Urge el trabajo para superar las profundas divisiones generadas por décadas de gobiernos autoritarios manipuladores y la construcción de una sociedad pluralista y democrática que resuelva sus diferencias por medios pacíficos. Se necesitará la acción gubernamental para proteger los derechos humanos de todas las personas de Birmania y un liderazgo real de personajes influyentes religiosos, políticos y comunitarios. Persistió la trata de personas, en especial de mujeres y niñas, así como la discriminación contra minorías étnicas y personas sin nacionalidad. El reclutamiento de niños soldados continuó, aunque el gobierno firmó un plan de acción con el auspicio de las Naciones Unidas para tratar este problema. De igual manera, continuó el trabajo forzado, incluido el trabajo infantil.

Consciente de que estos desafíos persisten, el progreso de Birmania es el resultado de años de trabajo duro de su población y de la presión continua de Estados Unidos y otros países en la reforma. Este progreso acentúa la incidencia que un compromiso de principios tiene en el apoyo de la reivindicación de los derechos universales que por tanto tiempo han estado reprimidos y que los ciudadanos de Birmania exigen. En últimas, la población birmana determinará el futuro de su país, pero su transición democrática, de llegar a tener éxito y de implementarse completamente, podría servir de ejemplo para otras sociedades cerradas.

Libertad de expresión, incluidos medios de comunicación, y libertad en Internet

La democracia sostenible no son solo elecciones. Como dijo el presidente Obama en septiembre ante las Naciones Unidas, la verdadera democracia "depende de la libertad de los ciudadanos para expresar sus opiniones y reunirse sin temor, del estado de derecho y de un debido proceso que garantice los derechos de todas las personas". Estos elementos de la democracia, en particular la libertad de expresión, enfrentaron graves amenazas en 2012 en varios países.

Al mismo tiempo, se demostró que el mayor acceso a la información y a nuevos medios cambió la forma de actuar, en particular en sociedades cerradas donde las personas afrontan restricciones de sus libertades fundamentales de reunión y asociación pacíficas. Por ejemplo, en la República Popular Democrática de Corea, el gobierno ha intentado controlar todas las fuentes de información, pero los norcoreanos se arriesgan al castigo para obtener radios, celulares y otros dispositivos multimedia ilegales que les permitan aumentar su capacidad de comunicarse entre ellos y, hasta cierto punto, con el mundo exterior.

Cuando se puede acceder a ellos, los medios sociales amplifican las opiniones de las personas y permiten que los ciudadanos comunes denuncien transgresiones, organicen acciones colectivas, exijan rendiciones de cuentas o inicien cruzadas tras el respeto y la tolerancia. Por ejemplo, en Filipinas los activistas se reunieron a través de medios sociales y en otros foros para protestas contra las leyes de delitos cibernéticos que permitían que las personas inculpadas por comentarios difamatorios en Internet, incluidos comentarios publicados en redes sociales, fuesen multadas y encarceladas. Después de las protestas, la Corte Suprema suspendió la aplicación de la ley. Este tipo de participación lleva a un debate libre y abierto sobre temas de interés para las personas en sus comunidades y les ofrece a los gobiernos oportunidades e ideas para las reformas. La información irrestricta suministrada por los medios (en todas las formas que surjan) nunca había sido más vital para el funcionamiento de las sociedades democráticas.

El 2012 fue un año muy difícil para los medios tradicionales. El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) informó que el número total de periodistas detenidos aumentó en 53 en 2011, logrando una cifra récord de 232 periodistas en prisión, la cifra más alta desde que la CPJ inició este seguimiento en 1990. Las ONG internacionales de derechos humanos señalaron a Turquía, que ha puesto tras las rejas al menos a 49 periodistas por su trabajo, como el país con el mayor número de reporteros en prisión. Según los cálculos del Instituto Internacional de Prensa (IPI), en 2012 han muerto 133 periodistas en cumplimiento de su deber o por su labor de reportaje, con lo cual este año ha sido el más mortífero para los periodistas desde que ICI comenzó a llevar estos registros en 1997. Además, muchos gobiernos aprobaron leyes o manipularon la esfera política para reprimir las críticas y las opiniones discrepantes, y para imponer gravámenes y multas onerosos a los medios independientes.

En Ecuador, por ejemplo, el presidente Correa denominó a la prensa su "peor enemigo" y utilizó sus apariciones en público para realizar ataques personales a periodistas específicos. Durante su discurso semanal en radio y televisión, Correa motivó a funcionarios del gobierno y a particulares a que presentasen sus acusaciones contra los medios, lo cual llevaría a una mayor autocensura de los medios. La nuevas leyes, incluida la prohibición de cualquier cobertura que pueda favorecer de manera directa o indirecta a un candidato, filosofía o teoría política, limitaron la posibilidad para que los medios hicieran una cobertura de las elecciones. El gobierno también recurrió a presuntas inspecciones tributarias y laborales para cerrar varios canales de comunicación y hostigar a las empresas que publicasen informes críticos del gobierno.

Otros gobiernos recurrieron a iniciativas para contrarrestar el terrorismo o el extremismo como pretexto para reprimir la libertad de expresión. El gobierno de Etiopía utilizó la legislación antiterrorista como fundamento para perseguir a los periodistas. Por ejemplo, los tribunales declararon culpables de cargos a los periodistas Woubishet Taye, Reyot Alemu, y Eskinder Nega, que fueron arrestados en 2011, así como a seis periodistas o blogueros juzgados en rebeldía, en casos separados, en virtud del edicto antiterrorista. Durante este año, los tribunales condenaron en total a 31 personas, entre periodistas, miembros de la oposición y activistas, conforme al edicto antiterrorista. A finales de 2012, los tribunales kazajos aplicaron de manera general una ley imprecisa contra la "incitación a la discordia social" para censurar varios grupos mediáticos.

Los gobiernos de algunos países emprendieron medidas para restringir la libertad de Internet mediante nuevas leyes, el hostigamiento de blogueros y activistas de la web y arrestos por expresiones pacíficas en un solo mensaje en Twitter o mensaje de texto. En Vietnam, las autoridades cada vez más detienen y encarcelan a los disidentes que utilizaron el Internet para criticar al gobierno y publicar ideas sobre derechos humanos y pluralismo político. Al menos 14 activistas fueron condenados y sentenciados a largas condenas durante 2012. En Kuwait, las autoridades investigaron docenas de casos relacionados con ciudadanos acusados de calumniar al emir en sus cuentas de Twitter, uno de los cuales fue sentenciado a cinco años de prisión en junio. En los Emiratos Árabes Unidos, la nueva ley de delitos cibernéticos incluyó disposiciones que reafirman las excesivas restricciones a la libertad de expresión, que ahora se extienden a las comunicaciones en línea, incluidos los medios sociales.

Marginalización de miembros de grupos vulnerables

La democracia requiere que todas las personas gocen de derechos universales y protecciones para que tengan la oportunidad de participar en la vida económica y política de sus comunidades. El comercio prospera, la inestabilidad disminuye y se eleva el espíritu de los países cuando se inspiran en los aportes de todas sus sociedades. Sin embargo, en muchos lugares, los gobiernos continúan o permiten la persecución de miembros de minorías religiosas y étnicas, mujeres, lesbianas, homosexuales, bisexuales y transexuales (LGBT), discapacitados, inmigrantes y miembros de otras poblaciones, como las comunidades tribales.

China siguió implementando políticas represivas, como restricciones oficiales en las libertades de expresión, de culto, de asociación y de movimiento, entre los uigures y los tibetanos. Los miembros de estas dos comunidades siguen pasando por grandes dificultades para adquirir pasaportes, lo que les reduce prácticamente las posibilidades de viajar fuera del país. Además, el control y la interrupción de las comunicaciones telefónicas y de Internet por parte del gobierno, fueron generalizadas en particular en la zonas de los grupos étnicos tibetano y uigur. Los abusos de los derechos humanos aumentaron en eventos importantes, como la visita de funcionarios extranjeros, celebraciones de eventos de susceptibilidad política y en el período previo a la asamblea del XVIII Congreso del Partido en noviembre.

En 2012, el antisemitismo continuó siendo un problema importante en muchos países, como aquellos del Medio Oriente, Europa y Latinoamérica. Los líderes religiosos y políticos de todo el Medio Oriente realizaron afirmaciones antisemíticas en sus declaraciones públicas y en Egipto el presidente Morsi fue criticado por decir "Amén" durante las oraciones en El Mansurá después de que el imán dijese: "¡Oh Alá! Concédenos la victoria sobre los infieles. ¡Oh Alá! Destruye a los judíos y a quienes los apoyan". De manera abierta, los partidos políticos antisemitas y xenofóbicos siguen en las curules del parlamento de Hungría y Grecia. Los representantes de estos partidos hicieron comentarios antisemitas en sus discurso públicos, lo que incluyó un llamado a la sala del parlamento húngaro para que se hiciera una lista de funcionarios judíos del gobierno (lo que el gobierno condenó de inmediato), la lectura de los "Protocolos de los sabios de Sion" en la sala del parlamento griego, y comentarios antisemitas y extremistas por parte de partidos políticos antes de las elecciones de octubre en Ucrania. Muchos de estos mismos partidos políticos fueron notorios por sus ataques políticos contra las comunidades romanas y los inmigrantes, en especial provenientes de países musulmanes. En Venezuela, muchas declaraciones antisemitas fueron asociadas al gobierno. Asimismo, en ocasiones el gobierno controló los medios que contenían declaraciones antisemitas, algunas dirigidas a los oponentes políticos.

Muchos países siguen penalizando los actos sexuales de mutuo acuerdo entre personas del mismo sexo y las personas LGBT aún son blanco de discriminación y violencia generalizada. En Uganda, el proyecto de ley contra la homosexualidad pretendió imponer castigos que van desde la prisión por "homosexualidad, es decir ciertos actos o "delitos menores relacionados", hasta la pena de muerte para las personas que hayan sido condenadas dos veces por "homosexualidad". A finales de 2012, el proyecto de ley fue llevado al debate del parlamento, y algunos líderes religiosos locales presionaron al parlamento para que lo aprobase.

Las personas con discapacidades también enfrentaron algunos desafíos en 2012, y fue evidente la falta de leyes antidiscriminatorias en muchos países, con lo cual quedan excluidas de escuelas, trabajos, transporte público, elecciones, atención médica y edificios públicos. Con frecuencia, muchas de las leyes implementadas eran inadecuadas o no se aplicaron, lo cual arrojó el mismo resultado.

Los trabajadores inmigrantes de todo el mundo afrontan discriminación laboral y social, insuficientes protecciones legales, acoso en el lugar de trabajo y, en algunos casos, exposición grave a la explotación laboral, incluido el trabajo forzado. En particular, los trabajadores nacionales inmigrantes rara vez gozaron del reconocimiento internacional de sus derechos laborales y muchas veces no tuvieron la posibilidad evitar el peligro o de buscar ayuda o recursos legales.

Las mujeres y niños fueron blanco de violencia y discriminación constante en 2012, en parte con el patrocinio del Estado. La fuerzas de seguridad estatal y los grupos rebeldes y militantes perpetraron violaciones generalizadas y en ocasiones masivas de mujeres y niñas en el este de la República Democrática del Congo, en particular en las provincias de Kivu del Norte, Kivu del Sur y Oriental. La violencia fue un problema muy grave en el conflicto sirio. Aunque la situación en Afganistán mejoró someramente durante el año, el país sigue siendo peligroso para las mujeres, así como para miembros de otros grupos vulnerables, y la violencia sigue amenazando los logros obtenidos durante los últimos diez años en protección de derechos humanos y del espacio para la sociedad civil del país. Las mujeres activas en la vida pública fueron blanco de los talibanes y de otros grupos insurgentes tanto de Afganistán como de Pakistán, como Malala Yousafzai, una joven de 14 años a quien dispararon en el cráneo en octubre por defender el derecho a la educación de las niñas pakistaníes.

Los Informes por países sobre las prácticas de derechos humanos de 2012 documentan estos casos y cientos más en 199 informes individuales. A continuación, se encuentran las reseñas, organizadas por región, donde se destacan los avances en derechos humanos en los países de interés particular.