Skip Global Navigation to Main Content
Skip Breadcrumb Navigation
Noticias Marzo 2012

EE.UU. dedica miles de millones a tratamiento, prevención y control de drogas

14 de marzo de 2012
Fiscal federal de Estados Unidos Preet Bharara (AP)

En julio de 2011, el fiscal federal de Estados Unidos Preet Bharara anunció las detenciones de varios hombres que conspiraban en el extranjero para apoyar al talibán mediante la venta (AP)

Washington – Estados Unidos dedica miles de millones de dólares cada año para frenar el narcotráfico internacional con programas de control de la demanda de drogas en el país, participación en actividades de aplicación de la ley junto con numerosos socios internacionales y promoción de la capacitación y la educación en apoyo de la aplicación de la ley en los países asociados.

Estados Unidos ha invertido más de 10.000 millones de dólares por año en programas de tratamiento, rehabilitación y prevención contra las drogas, en los últimos tres años, según un documento publicado recientemente por la Casa Blanca.

Informes de diversas fuentes del gobierno de Estados Unidos emitidos la primera semana de marzo destacan los esfuerzos internacionales de control de narcóticos.  La Casa Blanca emitió una hoja informativa el 6 de marzo sobre las conversaciones del vicepresidente Biden con los países socios de América Central, específicamente su discusión de la Alianza de Seguridad Ciudadana en América Central.  El presidente Obama inauguró esta iniciativa en una visita a El Salvador en 2011 para ayudar a proteger a los pueblos de América Central y Estados Unidos de la amenaza de las pandillas del crimen organizado y la violencia relacionada con este.

La inversión multimillonaria en programas nacionales contra las drogas es una estrategia que reconoce que reducir la demanda de narcóticos ilegales en la población de Estados Unidos es un paso clave hacia la reducción de la oferta de drogas que circulan a través de las fronteras. La ayuda de Estados Unidos a otros países para el control de tráfico de drogas y programas relacionados se detalla en el Informe de la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos (INCSR), publicado en inglés el 7 de marzo.

Este extenso informe, que el Departamento de Estado publica anualmente, examina los esfuerzos de control de drogas en países de todo el mundo, de conformidad con un mandato del Congreso de que esta información se compile como un resumen general de la adhesión mundial a las convenciones de la ONU sobre el control del tráfico ilícito de drogas ilegales.

El informe detalla la ayuda de Estados Unidos a países individuales y grupos regionales para control de narcóticos. Los totales en el último año fiscal alcanzaron casi 1.600 millones de dólares, se calcula que en 2012 serán de más de 2.000 millones, y se prevé que ascenderán a 2.500 millones en 2013. Una cantidad significativa de esos recursos se destina a la capacitación internacional contra el narcotráfico, dedicada a “un mayor profesionalismo de la infraestructura del estado de derecho... la mejora de las habilidades técnicas del personal de aplicación de la ley contra las drogas en estos países” y al aumento de cooperación y vínculos entre los funcionarios de aplicación de la ley de Estados Unidos y extranjeros, de acuerdo con un resumen del INCSR.

El informe ofrece también un amplio resumen de las operaciones de aplicación de la ley realizadas por la Agencia de Estados Unidos para el Control de Drogas (DEA) y los socios internacionales durante el año 2011, identificadas como “estrategia de ataque a la circulación de drogas”, que tiene por objetivo “causar graves alteraciones a la circulación de drogas, dinero y productos químicos”, en las rutas de tráfico internacional.

Los casos destacados se centran en la captura de los sospechosos acusados de canalizar el apoyo a Hezbolá y los talibanes. “Estas operaciones de la DEA básicamente ilustran cómo el narcotráfico es una doble amenaza que aumenta la adicción y el terrorismo”, dijo un comunicado emitido por Michele Leonhart, administradora de la DEA. “Hemos atacado con éxito y de forma sustancial hemos desmantelado dos redes peligrosas y complejas, detuvimos los esfuerzos para armar a Hezbolá y los terroristas talibanes e impedimos que grandes cantidades de heroína llegaran a los mercados ilícitos de todo el mundo”.

La declaración de Leonhart, de julio de 2011, citada en el INCSR, felicitó también a los agentes de la DEA que participaron en las operaciones y a “nuestros numerosos socios de agencias internacionales y federales, todos quienes participaron en el éxito de estas operaciones de la DEA”.

Un testimonio del valor de las relaciones internacionales en la lucha contra el narcotráfico fueron las palabras del presidente de Honduras, Porfirio Lobo, que pronunciara al respecto el 6 de agosto en el Palacio Presidencial de Tegucigalpa en su comparecencia junto a Biden. Lobo dijo que estamos haciendo nuestros mejores esfuerzos para combatir el crimen organizado y el narcotráfico, así como también los mejores esfuerzos de colaboración del pueblo y el gobierno de Estados Unidos. Lobo agradeció a Biden y a Estados Unidos por acompañarnos en esta lucha.

=================

(Distribuido por la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos.)